Skip to main content

Ni doulas ni matronas, ni tontas ni canibales.

Me parece tragicómico lo acontecido en España los últimos días. El colegio de enfermería, que además representa a las matronas en España, ya que  por desgracia no tienen Colegio propio, ha emitido un informe,  llamado Informe Doulas en el que como en una película mala de detectives han detallado sus observaciones de este colectivo.
Para empezar diré que ya no soy doula, que lo fui, pero que nunca lo he sido en España y que tengo mis propios conflictos con algunas maneras de entender la profesión y practicarla (como ocurre en todos los colectivos, estoy segura). También tengo conflictos por haber estudiado una especialidad (Childbirth education) que no existe en España y que a menudo "usurpan" en donde vivo (Reino Unido) profesoras de yoga, doulas y otras.
Pongo comillas porque en realidad no me siento usurpada. Profesionalmente a veces me preocupa porque me cuentan cosas que creo que no son las ideales para decirle a una mujer, que no son información sino propaganda o proyección de las ideas propias. Pero siempre llego al mismo punto que me inculcaron a fuego en los tres años de estudios con la Universidad de Bedforshire. No es mi elección, no es mi decisión o como decía mi tutora acordaos del dicho indio: "antes de juzgar a alguien, camina una milla en sus mocasines" y quien soy yo para juzgar o elegir por otra sobre lo que es mejor para ella.

Pues de eso se trata, esto no es una cuestión de doulas, ojalá el informe hubiese sido serio y abriese un muy necesario debate sobre las funciones y regulación de las doulas, o sobre la mejor atención al parto, más de una lo hubiese agradecido.
Este asunto es sobre el estado de las cosas en España, es sobre la situación de las mujeres y su capacidad de decisión y libertad y en concreto sobre la percepción del parto como una patología, sobre su atención, sobre la situación de las matronas, la situación de las doulas, sobre la matriarcalidad y nuestra percepción como mujeres de nosotras mismas, nuestros derechos, nuestros cuerpos y nuestros procesos fisiológicos.

Este asunto es grave porque tenemos titulares dignos de caza de brujas medieval, dignos de periódicos satíricos, que nadie cuestiona por la ignorancia generalizada que existe sobre la capacidad de decisión de las mujeres, sobre la fisiología de los partos y sobre todas las cuestiones de esta índole y porque, no lo olvidemos, en estos momentos tenemos un país en el que se paga 6 euros por artículo a la agencia efe (1)





Este asunto es grave porque ningunea a las mujeres una vez más con cuestiones tan serias y graves como la violencia obstétrica. Este asunto es grave porque ilustra lo poco que importamos nosotras y nuestra libertad, en un asunto que más allá de los profesionales es una cuestión de mujeres, pero que debiera ser una cuestión urgente de humanidad.

Sugiero fervientemente que no optemos por escoger lo que nos ponen delante de la nariz, en este caso la guerra doulas vs matronas. Si no que vayamos más allá que nos saltemos la línea de fuego abierto y profundicemos, y que desde todos los colectivos, asociaciones y especialmente como mujeres demandemos el trato que nos corresponde como seres libre pensantes. Demandemos información y no propaganda, demandemos opciones y no monopolios, demandemos ser escuchadas y no acalladas.

Yo seguiré gritando hasta quedarme afónica Ternosvky vs Hungría, seguiré gritando hasta quedarme afónica que somos libres y decidimos, aunque este mundo este sordo y encima no nos deje gritar.

                                        





          

Popular posts from this blog

Lo siento, pero no estás embarazado.

Recientemente una amiga hablaba por facebook de lo mucho que le irrita que haya hombres que diciéndose feministas quieran usurpar solapadamente aquello que biológicamente es "competencia" de las mujeres. Y sé exactamente a lo que se refiere, pero no se puede decir en voz alta.


Por una parte el feminismo comprendido por algunas y mal usado por otras ha vuelto a ser un tema de conversación y ya era hora porque las mujeres en todo el mundo seguimos sufriendo abusos y discriminaciones por nuestro genero.
En el debate social actual, sigue habiendo mucha confusión y dentro de la búsqueda de la igualdad hay muchos hombres heterosexuales que dicen querer ser padres activos y a menudo lo hacen a través de la usurpación verbal de lo que nos pertenece biológicamente y sí biológicamente tengo un amigo transexual que parió y amamanta y a este amigo siendo hombre también le pertenece el embarazarse, parir y amamantar.
La cuestión es que a menudo los hombres me cuentan que se sienten desp…

La dificil tarea de criar a un hijo

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla. Pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow.
Experimentos crueles que demostraron que el vinculo afectivo, el amor de una madre era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.
Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.
Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan como cuidar de nuestros hijos.
El mismo abuso que esta penado por la ley si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denom…

Carta de una profesora de preparación al parto y activista indignada a una médica argentina desolada.

(adaptación a modo de respuesta de la carta de la doctora argentina sobre la muerte de un bebé en un parto domiciliario http://www.bigbangnews.com/…/La-desgarradora-carta-de-una-m…) He llorado muchas veces en mi trabajo en la línea Birth Crisis, en el Observatorio de Violencia Obstétrica, con los emails que llegan al movimiento de La Revolución de las Rosas, en las reuniones posparto tras mis clases, e incluso con emails de desconocidas en Facebook. Pero pocas he sentido tanta rabia como la que sentí al leer la carta de una doctora argentina que utiliza la muerte de un bebé para aleccionar y asustar a otras mujeres, al tiempo que tira por tierra los derechos que las mujeres aún no tenemos y que peleamos por recuperar cada día. Me tomo la libertad, doctora, de adaptar su carta a modo de respuesta a la suya, para enseñarle mi perspectiva tras haber dado clase a más de 700 parejas, haber recibido infinidad de emails y tratado un centenar de llamadas en la línea de apoyo Birth Crisis en Rei…